LA DETECCIÓN DE FUGAS DE ACUEDUCTO, UNA ACTIVIDAD DE AFINADO OÍDO - Asset Display Page

LA DETECCIÓN DE FUGAS DE ACUEDUCTO, UNA ACTIVIDAD DE AFINADO OÍDO

Este ejercicio de investigación se realiza con el uso del Geófono, que es un equipo de medición que utiliza el sonido como mecanismo para detectar el daño.

21/07/21 16:07

 

Desde muy temprano en las mañanas, Ómar Flórez y Jair Castro, operarios auxiliares de acueducto de EMCALI, que trabajan en el Centro De Operaciones Navarro, preparan la cuadrilla, para salir a identificar el sitio preciso de las fuga de agua, en cada uno de los cerca de 6 daños que a diario son reportados por los ciudadanos, a través de la línea de atención telefónica 177.

De esta forma, con la ruta de trabajo definida y los instrumentos que hacen parte del primer servicio de atención operativa al daño, denominado localización de la fuga, Ómar y Jair se dirigen a cada uno de los puntos reportados por los ciudadanos a identificar las fugas visibles y no visibles de agua, en las acometidas y red matriz de la ciudad.

 

Este ejercicio de investigación se realiza con el uso del Geófono, que es un equipo de medición que utiliza el sonido como mecanismo para detectar el daño. Es conducido por operarios con experiencia en identificar los sonidos del agua escapándose por la fisura del ducto y filtrándose en la tierra.

Según Ómar Flórez, quien opera el Geófono, “anteriormente se identificaban los daños con geófonos mecánicos, que eran unas pesas con las que se hacia la identificación de la fuga, pero la empresa empezó a actualizarse y hoy tenemos uno de última tecnología, que con el sonido en tierra nos permite hacer una localización del daño”.

A la ayuda que brinda este elemento tecnológico en la identificación del daño, se suma la experiencia de los operarios, como lo confirmó Gerson Ordoñez, coordinador del centro de mantenimiento de acometidas y red matriz.

“Esta actividad la desarrollan dos cuadrillas de tres personas, cuyo equipo principal es el geófono, instrumento que a través de sonidos muy particulares, que el operario interpreta, permite la identificación de la fuga en un punto casi exacto, el cual marcan para que luego, los operarios de plomería procedan a la reparación”.

Esta labor es fundamental ya que permite concentrar la actividad del personal de reparaciones en un solo punto y evita que se tengan que hacer muchas excavaciones.

Luego de confirmar la existencia del daño en punto determinado y hacer la marcación de guía correspondiente, Ómar y Jair recogen con mucho cuidado sus equipos y parten para otro sitio en el que se ha reportado una filtración de agua.

En otros sectores de la ciudad, también, Ómar Álvarez, Javier Gómez, Gerardo Alberto Rivera y Luis Alfonso Alegría afinan el oído para identificar, en medio del ruido de la ciudad, ese sonido característico del agua retornando a la tierra.

En muchas ocasiones, dice Jair Castro, una fuga puede durar mucho tiempo antes de que se exprese en la superficie, por eso pide a los ciudadanos que cuando detecten la posibilidad de la existencia de un daño en la red, lo reporten a la empresa para así poder tomar correctivos a tiempo.

“Ello evitará daños mayores a la infraestructura, pérdidas de agua y tiempos prolongados de suspensión del servicio”.

El reporte oportuno del daño determina las condiciones de la intervención a la red, la normalización del servicio y el restablecimiento de la zona afectada, agrega Ómar, mientras aborda el vehículo para trasladarse al barrio Olímpico, en donde se requiere de su experticia y su oído sensible para ubicar una filtración de agua reportada por usuarios.

LÍNEA DE ATENCIÓN AL CLIENTE: 177